martes, 3 de noviembre de 2015

De sobra

Qué desinteresadas suenan aquellas voces hoy. Cuánta miseria hay en el mundo que nos rodea y no podemos siquiera notarlo. Cuánto dolor, cuánta agonía. Cuánta tristeza. Llegar a la conclusión de saber por cierto lo insignificantes que somos en el universo,lo insignificante que este mundo es para la galaxia, quizás sea el primer paso para la aceptación.
Cuánto dinero mal gastado y cuánta comida mal repartida. Cuánto desierto y cuánto río. Cuánto azul profundo del mar y cuánto azul clarito del cielo. Las manchas de un pasado impreciso y el sudor de una frente después del ejercicio. Son nimiedades de un mundo poco generoso e injusto. Impiadoso. Abrasador. Arrasador.
Qué desinteresados suenan aquellos gritos ahogados en llantos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario